Abay

Alojamientos en Abay

Booking.com

Abay

Abay se encuentra a 775 metros de altitud, emplazada en el margen derecho del río Aragón.

Abay se extiende sobre un llano entorno a la Iglesia de San Andrés. En las viviendas populares destacan las fachadas de piedra, edificios cubiertos con tejados de losa y rematados con las típicas chimeneas troncocónicas, tan características de la zona. Junto a ellas encontramos otras construcciones de la vida agrícola, como pajares y bordas.

Las fértiles tierras que rodean Abay, junto con la abundancia de agua que le proporcionan los ríos Aragón y Lubierre, ha propiciado que tradicionalmente la actividad económica haya girado en torno a la agricultura cerealista, aparte de la ganadería.

Abay

Iglesia de San Andrés de Abay

La actual iglesia parroquial de Abay presenta un magnífico estado de conservación. El conjunto actual es el resultado de varias reformas, llevadas a cabo a lo largo de los siglos sobre un primitivo templo románico del siglo XII. La más importante de ellas fue la gran reforma renacentista realizada durante el siglo XVI, cuando se ampliaron las dimensiones de la iglesia de forma considerable. Está edificada con sillares. El templo consta de tres naves, la primera de ellas perteneciente al templo románico.

Las naves laterales, a las cuales se accede mediante arcos apoyados sobre columnas, fueron añadidas en la reforma del año 1575, cuando se amplió una antigua capilla y se añadió otra más en el lado norte, a la vez que en el muro sur se abría la actual portada renacentista. Ya en el interior, podremos contemplar un tímpano con crismón trinitario procedente del antiguo templo. Junto al ábside principal se halla otro destinado posiblemente a hacer las funciones de sacristía, espacio que soporta la torre del campanario. Ésta fue recrecida posteriormente, en un momento en el que se sustituyó también la antigua cubierta por las actuales bóvedas de cañón con lunetos. En el interior destacan varias pinturas del siglo XIV, así como dos tallas, una de ellas románica, que representa la imagen de la Virgen, y otra barroca, dedicada a San Andrés.

Historia de Abay

La primera noticia documentada del lugar aparece en el año 1042, cuando del rey Ramiro I entrega la población al monasterio de San Adrián de Sasabe, en Borau. Unos años más tarde, en 1063, el monasterio es entregado a la Catedral de Jaca, y junto a él también lo hicieron todas sus posesiones. A partir del siglo XII pertenece a la diócesis de Jaca, a quien pertenece en calidad de señorío eclesiástico hasta el año 1830, momento en el que forma ayuntamiento propio. A finales del siglo XVIII contaba con unos 170 vecinos, hecho que contrasta con la cincuentena que lo hace en la actualidad.

Abay celebra sus fiestas el día 30 de noviembre.

Fotos de Abay

Ofertas en Abay

Booking.com

Mapa de Abay