Biniés

Alojamientos en Biniés

Booking.com

Biniés

Biniés es la puerta de acceso tradicional al Valle de Ansó, un lugar de extraordinaria belleza.

Biniés se encuentra asentado sobre una terraza a 681 metros de altitud, en el margen izquierdo del río Veral. Nos adentramos en un terreno de inigualable belleza, puerta de entrada al Valle de Ansó, al que accederemos recorriendo la sobrecogedora garganta conocida como Foz de Biniés.

Biniés es sin duda una de las poblaciones más antiguas del condado de Aragón, de hecho su nombre aparece documentado por primera vez en el año 893. Más tarde, a mediados del siglo XI, gracias un documento falso el lugar se incorpora al Monasterio de San Juan de la Peña. Cedido como señorío a finales del siglo XI, ya existía una fortaleza defensiva por aquellas fechas, que además de funciones defensivas en la estratégica entrada al Valle de Ansó, servía como residencia a los señores del lugar.

Biniés

En la actualidad, las principales actividades económicas de Biniés son el cultivo de cereal y la ganadería. El casco urbano se extiende alrededor de la plaza mayor, siguiendo un trazado regular. Destacan dos edificios por encima del resto, el espectacular Castillo-palacio de los Urriés (de propiedad privada) y la Iglesia del Salvador.

Dentro de la arquitectura popular de Biniés predominan las portadas con arcos de medio punto y las adinteladas, junto a las monumentales chimeneas troncocónicas, tan características de  la zona. Aproximadamente a un kilómetro del pueblo, situada sobre una colina y rodeada de tierras de cultivo, encontramos la ermita de la Virgen del Pueyo, construida en el siglo XIX.

Foz de Biniés

Separando las llanuras cerealistas de la Canal de Berdún y el paisaje pirenaico del Valle de Ansó encontramos el paisaje protegido de la Foz de Biniés, muy cerca también de la no menos espectacular Foz de Fago.

La Foz de Biniés ocupa unas 1280 hectáreas en torno al río Veral, que se nutre de las aguas de los barrancos de Búgalo y San Miguel. El desfiladero por el que discurre el río tiene aproximadamente unos 5 kilómetros de longitud, y sus paredes, algunas de ellas  completamente verticales, oscilan entre los 50 y los 220 metros en el tramo más angosto. Su singular ubicación, junto a la protección que le brinda su inaccesibilidad y unida a los fenómenos ambientales, ha propiciado unas condiciones muy especiales, bajo las cuales crece una gran variedad de flora y fauna.

En las zonas más soleadas la vegetación está dominada por las carrascas, junto a quejigos y bojes. En el cauce del río encontramos sauces, tilos o álamos. La fauna es rica y variada, especialmente la de los micro mamíferos, encontrándose en estos parajes el ochenta y tres por ciento del total que habita en la península ibérica. Es también muy importante la de anfibios y reptiles, y en cuanto a las aves, son muy numerosas aquellas que se encuentran unidas a los acantilados, como el buitre común, el treparriscos, el alimoche o el vencejo real. En cuanto a las acuáticas encontramos al mirlo acuático europeo, el común o la lavandera cascañeda.

Al pie de la carretera, al norte del barranco, en dirección a Ansó, encontramos el mirador de la Foz de Biniés, acondicionado con mesas de madera y con un panel indicativo de las aves que podemos observar. En la misma carretera, pasado el pequeño túnel llamado el Portal de los baños, encontramos unas pozas donde hasta los años cuarenta funcionaron unos baños que se hicieron muy populares, sobre todo debido a la fría temperatura del agua que manaba de las paredes. En aquel tiempo se recomendaba para mejorar la circulación sanguínea o para las dolencias de riñón.

Ya en el término municipal de Hecho podemos observar el antiguo puente romano, que unía la calzada romana Bearn-Cesaraugusta (Zaragoza), siendo más tarde utilizado por los primeros peregrinos que cruzaban el Pirineo por el Puerto de Palo.

Foz de Biniés

Iglesia del Salvador de Biniés

A muy pocos metros del Castillo encontramos la actual iglesia parroquial del Salvador, antes dedicada a San Sebastián. El actual edificio es el resultado de una ampliación llevada a cabo a mediados del siglo XVIII a partir de otro anterior.

La fábrica está compuesta por mampostería y piedra sillar en las esquinas, consta de una sola nave distribuida en tres tramos que cubren con bóveda de cañón con lunetos, cubrición que apoya sobre arcos fajones que a su vez apean sobre los pilares que sobresalen de los muros. En los muros laterales se abren sendas capillas a cada lado de la nave, rectangulares y poco profundas, cubiertas con bóvedas de cañón y decoradas con retablos barrocos. La cabecera está presidida por un retablo del siglo XVI. A los pies se levanta el coro elevado, desde donde se accede a la torre del campanario, de planta rectangular y cuatro tramos de altura.

Castillo de Biniés

Las primeras referencias a la fortaleza aparecen en el siglo XII, como baluarte defensivo entre la Canal de Berdún y la Foz de Biniés, principal punto de acceso al Valle de Ansó.

No está claro el origen de su construcción, pero la tradición oral nos cuenta que fue ocupado por los árabes. El actual castillo es el producto de una magnífica reconstrucción llevada a cabo a finales del siglo XX sobre el antiguo palacio-castillo construido en el siglo XVI, que a su vez fue edificado sobre los restos de otro más antiguo.

El edificio está construido en sillarejo, presenta una planta rectangular y en el centro se instala el patio de armas, desde el cual se distribuyen las distintas dependencias.

El acceso se realiza a través de un arco apuntado con dovelas bien talladas. En la fachada, aparte de varias ventanas góticas, se observan orificios para la fijación de vigas de madera, posiblemente las huellas  de algún antiguo cubrimiento.

En el año 1928 un incendio arruinó el castillo, entrando así en un periodo de ruina, expolio y abandono. Prueba de ello es que siete de los magníficos techos artesonados que cubrían algunas de las dependencias, hoy en día decoran residencias privadas asentadas en California, EE.UU. En 1996 sus actuales propietarios iniciaron las obras de restauración, devolviendo todo su esplendor al edificio.

Biniés celebra sus fiestas el día 20 de enero.

Fotos de Biniés

Ofertas en Biniés

Booking.com

Mapa de Biniés