Santa Cilia de Jaca

Alojamientos en Santa Cilia de Jaca

Booking.com

Santa Cilia de Jaca

Santa Cilia de Jaca está declarada conjunto histórico artístico del Camino de Santiago.

En la segunda década del pasado siglo XX, antes del inicio de las grandes migraciones, alcanza su población máxima con 520 habitantes, llegando hasta nuestros días con un censo de unos 200 vecinos.

El aeródromo atrae a gran número de amantes de la aventura, y es un magnífico punto de partida para numerosas excursiones de gran valor naturalista en el Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y monte de Oroel, siendo zona de especial protección de aves.

Santa Cília de Jaca

El origen de Santa Cilia de Jaca es incierto. Se da por buena la hipótesis de una supuesta fundación por campesinos colonizadores entre los siglos IX y XI, cuando la peregrinación a Santiago de Compostela daba sus primeros pasos. La antigua ermita de Santiago hacía las funciones de parroquia y en ella se refugiaban los primeros peregrinos. También hay varios documentos que certifican la existencia de un pequeño cenobio en las primeras décadas del siglo XI.

Aunque se desconoce con exactitud la fecha en que Santa Cilia de Jaca se integra en el Monasterio de San Juan de la Peña, lo cierto es que la trayectoria histórica del lugar ha estado siempre ligada al viejo monasterio. Su excelente ubicación, próxima a Jaca, asentada sobre la antigua calzada romana que cruzaba el río, aspectos que unidos a la abundancia de agua y buenas tierras de cultivo donde desarrollar una extensa huerta que abasteciera al monasterio, propició que durante el siglo XIII se acometiera un proyecto de urbanización y de repoblación.

Iglesia del Salvador de Santa Cilia de Jaca.

Utilizando algunas de las piezas del anterior templo, ya en el siglo XVII se levantó la actual Iglesia de Santa Cilia de Jaca, ampliando y añadiendo la torre del campanario.

Junto al Palacio del Clavero encontramos la iglesia del Salvador, que fue edificada en la primera mitad del siglo XVIII, utilizando para su construcción elementos de un antiguo templo del siglo XIV, del cual aún quedan algunos vestigios, como la portada principal y la base de la torre del campanario, reconstruida en el siglo XVIII.

El edificio en origen constaba de una sola nave, que con el paso del tiempo fue ampliada con la construcción de dos capillas a cada uno de los lados, otorgándole su actual aspecto de cruz latina. Las pinturas barrocas que podemos observar en su interior salieron a la luz tras las obras de rehabilitación que se llevaron a cabo en los años noventa del pasado siglo, devolviendo al templo su decoración mural original, oculta durante muchos años por varias capas de cal.

Junto a ella encontramos el antiguo puente medieval, donde era obligatorio el pago de peaje hasta principios del siglo XX por cualquier persona o ganado que lo cruzara.

Santa Cília de Jaca Iglesia del Salvador

Palacio del Clavero de Santa Cilia de Jaca.

Junto a la Iglesia parroquial de San Salvador encontramos el antiguo palacio del Clavero, conjunto de cinco edificios medievales articulados en torno a un patio. Este complejo inmueble fue construido por los monjes del Monasterio de San Juan de la Peña, que se hicieron cargo de un pequeño cenobio independiente cuando les fue entregada la población en el siglo XI.

El conjunto fue edificado en una posición estratégica, adosado a la iglesia y desde donde se podía controlar el puente y el molino. Era residencia habitual del clavero, quien se encargaba de cobrar los diezmos y rentas que el monasterio recibía de sus posesiones en la Canal de Berdún, siendo utilizado también como residencia de verano por algunos monjes. El edificio más importante es el palacio renacentista, edificado entre los siglos XV y XVI, aunque su estado original se encuentra muy alterado a consecuencia de las diferentes reformas que se han llevado a cabo en su interior.

El edificio principal consta de dos plantas y llama especialmente la atención la gran chimenea troncocónica, tan característica en esta zona. En la fachada, de estilo gótico, se abre una gran arcada de medio punto, y junto a ella luce el escudo del monasterio. Durante la guerra de la Independencia fue utilizado como sede del monasterio.

Santa Cilia de Jaca en la edad media.

La gran crisis que afectaba en aquella época a todo el reino, antesala del gran desastre que supuso la llegada de la peste negra, estaba diezmando a la población, quedando pueblos enteros abandonados. El Monasterio de San Juan de la Peña era el primer interesado en mejorar las condiciones de vida de sus habitantes y de impulsar la repoblación, dado que un mayor número de vecinos suponía mayores ingresos para sus arcas. Por este motivo, en 1336, se crea un nuevo marco jurídico que regula las relaciones entre el monasterio y los habitantes del entorno, concediendo a éstos ventajas como la libertad o la exención de servidumbre, facilitando así cesiones de pastos o el uso de parte del agua que llegaba al molino para el riego particular. También arrendaron tierras a cambio de un porcentaje de las cosechas y servicios como peonadas.

Además de la agricultura, otra importante fuente de ingresos eran los grandes rebaños de ovejas que proporcionaban materia prima para unos cuantos telares. En un primer momento la administración y el gobierno de Santa Cilia quedó confiada a un prior, cuya circunscripción se extendía a las poblaciones de Arrés, Santa Engracia o Binacua. Se reconstruyó la iglesia y se repararon el puente y el molino, a la vez que se construían diques para frenar las furiosas embestidas del río.

Fotos de Santa Cilia de Jaca

Ofertas en Santa Cilia de Jaca

Booking.com

Mapa de Santa Cilia de Jaca