Barós

Alojamientos en Barós

Booking.com

Barós

Barós está situado en la falda oriental del Monte Oroel, a 933 metros de altitud.

Su magnífica ubicación en las faldas de La Peña de Oroel, desde donde domina el campo de Jaca, ha propiciado que en la actualidad se haya convertido en un lugar residencial, donde las nuevas construcciones se mezclan con las viviendas tradicionales, edificadas éstas con mampostería en su mayoría, y con buenos ejemplos de portadas adinteladas o con arcos de medio punto.

El edificio más destacado es la Iglesia de San Fructuoso, junto con la Ermita románica de Santiago. Su cercana situación a los bosques de Oroel hacen del lugar un magnífico punto de partida para realizar senderismo, subir hasta la cruz, observar las grandes rapaces que anidan en las paredes de la peña o perdernos en el bosque en busca de setas.

Historia de Barós

La primera mención documentada de Barós data del año 1062, en un documento en el que se cita a un monje del lugar como secretario del conde Sancho Galíndez. Un poco más tarde, en 1084, Barós junto con su iglesia es donada por Sancho Ramírez a la Catedral de Jaca.

Barós

Tradicionalmente la actividad económica principal ha sido la agricultura cerealista junto con la ganadería, actividades que se siguen realizando, especialmente el cultivo de trigo. A principios de siglo XX, justo antes del proceso migratorio llegó a contar con 308 vecinos, hecho que contrasta con la treintena que aproximadamente lo hace en la actualidad.

Iglesia de San Fructuoso de Barós

En el centro de Barós, junto a la plaza, encontramos la iglesia de la población. Se trata de un templo románico edificado en el siglo XI, en el cual se combinan perfectamente elementos lombardos con otros de muy posterior factura. Quizás lo que más llame la atención, por lo insólito en la comarca, no es el zócalo formado por arquillos ciegos que recorre todo el contorno exterior, sino su decoración con relieves de figuras humanas y animales.

El templo está edificado con sillares. En origen constaba de una nave que se prolongaba hasta el presbiterio, todo coronado por un ábside de tambor, cubierto éste con bóveda de cuarto de esfera y decorado en el exterior con nueve arquillos lombardos. En reformas posteriores se añadió la capilla de la Virgen del rosario y se sustituye la antigua cubierta de madera por la actual bóveda de cañón. Ya en el siglo XVIII, a los pies de la iglesia, se adosó la torre del campanario, de planta cuadrada y cubierta por un tejadillo a cuatro vertientes. Junto a la torre se abre la portada, formada por un arco de medio punto dovelado con elementos lombardos.

Ermita Santiago de Barós

A la salida de Barós, en dirección sur por la carretera que asciende hasta el Monte Oroel, encontramos esta sencilla pero bien conservada ermita. Se trata de un templo románico del sigo XI, característico del románico más elemental que se daba en los núcleos rurales.

Está edificado con sillarejo de diferentes calidades y en sus muros es fácil apreciar las respectivas reformas. Presenta una sola nave rectangular rematada con ábside semicircular, cubierto éste con bóveda de horno. El suelo está pavimentado con cantos de río que dibujan formas geométricas. En el muro sur se abre la portada, de medio punto y sin ningún tipo de ornamento. La parte peor conservada del templo es la cubierta de la nave, de madera, a dos vertientes. Inicialmente estaba cubierta con losa, pero en alguna reciente reparación se sustituyó parte por teja árabe.

Fotos de Barós

Ofertas en Barós

Booking.com

Mapa de Barós