Valle de Ansó

Alojamientos en el Valle de Ansó

Booking.com

El Valle de Ansó

El Valle de Ansó se encuentra en los límites de España con Francia y Huesca con Navarra, se trata de uno de los territorios mejor conservados de todo el Pirineo, y es que en el valle de Ansó, paralelo al Valle de Hecho, conviven en perfecta armonía naturaleza y tradición.

Fago Foz de Fago

 

El valle de Ansó está compuesto por los municipios de Ansó y Fago, históricamente mancomunados. Podemos acceder al valle desde la Canal de Berdún, donde podremos visitar el pueblo de Biniés, justo antes de atravesar la angosta Foz de Biniés, donde es fácil de observar gran cantidad de aves acuáticas así como grandes rapaces.

En el casco urbano de Ansó, considerado patrimonio artístico y uno de los pueblos más bonitos de España, aparte de su cuidada arquitectura pirenaica, podremos visitar la Iglesia de San Pedro, los diferentes museos o disfrutar de los productos gastronómicos propios de la tierra.

Hacia el norte el valle se va estrechando mientras avanzamos por la sinuosa carretera bañada por las aguas del río Veral, con grandes paredes verticales donde anida distintas especies de rapaces.

A 1600 metros de altitud se abre el antiguo circo glaciar conocido como el valle de Zuriza, con una gran pradera delimitada por el magnífico hayedo de Zuriza y rodeada de algunas de las grandes cumbres del Pirineo Occidental. Desde el camping podremos seguir hasta el refugio de Linza para visitar el maravilloso bosque de Gamueta o realizar un gran número de excursiones.

Desde Ansó parte una carretera hacia el este, que atravesando una gran masa boscosa nos conducirá hasta Fago donde podremos internarnos en su magnífica Foz desde donde podemos llegar a Majones.

Historia del Valle de Ansó

El Valle de Ansó está habitado por el hombre desde tiempos inmemoriales, después de la llegada de los romanos se introdujo el cristianismo, convirtiéndose siglos más tarde en uno de los últimos reductos cristianos en la España musulmana. Cuna del primitivo condado de Aragón y punto de vital estrategia para los diferentes monarcas aragoneses, desde muy antiguo, a los habitantes del Valle de Ansó se les concedieron privilegios como el libre uso de pastos, el aprovechamiento de los recursos forestales, así como la exención de algunos impuestos. En contrapartida, los hombres y mujeres del valle de Ansó se convirtieron en los primeros defensores del territorio en las diferentes épocas históricas, desde las incursiones navarras durante la Edad Media, hasta la Guerra de Independencia ya en el siglo XIX.

Fago

Estos acontecimientos permitieron conservar la cultura y tradiciones propias del valle así como cierta autonomía política, representada en la figura del Consejo de Nobles que marcaba las normas de convivencia, repartía equitativamente los recursos (a mediados del siglo XIX no existían analfabetos en el valle) e impartía justicia en los diferentes conflictos que pudieran ocasionarse, incluso en los valles colindantes, como en el tratado del “Tributo de las tres vacas” que puso fin en el año 1375 a las disputas entre los habitantes del Valle del Roncal y de Bertous por los pastos ganaderos. Este hecho se conmemora cada 13 de julio cuando los habitantes de los dos valles vestidos con sus trajes tradicionales refrendan sus lazos de amistad y cooperación.

 

Pueblos del Valle de Ansó

 Vídeos Valle de Ansó

Travesía por el bosque de Gamueta

Ascensión a Linza

Ofertas en Valle de Ansó

Booking.com

Mapa de Valle de Ansó