Ansó

Alojamientos en Ansó

Booking.com

Ansó

La bonita población de Ansó la encontramos rodeada de frondosos bosques, en el curso medio del río Veral, a 860 metros de altitud. Ansó está considerado uno de los pueblos más bonitos de España, catalogado también como Bien de Interés Cultural.

Junto con Fago forma la mancomunidad de los valles, y su término municipal ocupa unos 260 kilómetros cuadrados, la mayoría de ellos ocupados por grandes masas forestales y praderas de alta montaña.

Ansó Iglesia de San Pedro

La historia de Ansó se remonta a los primeros pobladores pirenaicos que dejaron su impronta en los muchos restos megalíticos que encontramos esparcidos tanto por el Valle de Ansó como por el de Hecho y que podemos conocer de primera mano en el Centro de Interpretación del Megalitismo en la cercana población de Hecho.

A través de la calzada romana Bearn-Cesaraugusta, atravesando el Puerto de Palo llegaron al valle los primeros peregrinos, a la vez que esta tierra veía nacer el condado y posterior reino de Aragón. En el año 1272 el rey Jaime I concedió a la población el título de villa, y a sus habitantes privilegios como el libre pasto ganadero a cambio de su lealtad y defensa de las fronteras, privilegios que fueron refrendados y ampliados por los sucesivos monarcas.

La actividad económica de Ansó se ha basado principalmente la ganadería, especialmente la ovina con una gran actividad trashumante hasta finales del siglo XX, así como la explotación maderera, actividad que hoy se sigue realizando.

La conservación del territorio junto a una estricta normativa urbanística que no ha permitido el asentamiento de grandes urbanizaciones ni enormes complejos turísticos, ha propiciado que el turismo sostenible coja el relevo como alternativa económica, propiciando que un buen número de habitantes haya reorientado su actividad hacia pequeños restaurantes, fondas o casas de turismo rural, que cada año acogen a un gran número de turistas que busca la tranquilidad y la naturaleza virgen de este valle.

Aparte del valor paisajístico de Ansó, paseando por sus calles podremos disfrutar de su arquitectura con calles empedradas, portadas de piedra tallada, balconadas de madera, así como de las típicas chimeneas troncocónicas.

El edificio más destacado de Ansó es la iglesia de San Pedro, la cual sorprende por sus grandes dimensiones. Su edificación se llevó a cabo en la segunda mitad del siglo XVI sobre un templo anterior. Construida en estilo gótico, presenta una planta de cruz latina con una sola nave rematada con ábside poligonal y cubierta con bóvedas de crucería estrellada. A los pies encontramos un coro elevado donde destaca un gran órgano del siglo XVIII fabricado en Francia. En el altar mayor sobresale el retablo barroco de San Pedro, del siglo XVII, y en los brazos del crucero se abren sendas capillas laterales decoradas también con retablos del siglo XVII. En el exterior del templo destaca la solidez de su fábrica junto con su pronunciado aspecto defensivo. Adosada a los pies aparece la torre campanario, de planta cuadrada, en la cual destaca en la parte superior un reloj junto a las campanas. La portada principal se abre a los pies del templo resguardada por un porche renacentista y en ella podemos observar un arco de medio punto con una columna a cada lado decoradas con motivos vegetales.

Ansó celebra sus fiestas el 17 de septiembre, y el último domingo de agosto los habitantes de Ansó se visten con su traje tradicional rememorando una antigua tradición.

Fotos de Ansó


Ofertas en Ansó

Booking.com

Mapa de Ansó