Aratorés

Alojamientos de Aratorés

Booking.com

Aratorés

Aratorés está situada a 1021 metros de altitud sobre un promontorio desde donde domina el valle del Aragón.

Aratorés

Se trata de una pequeña pedanía del municipio de Castiello de Jaca, de la que dista unos 3 kilómetros. Desde la carretera de Francia, una vez pasado Castiello de Jaca en dirección norte, encontraremos un desvío a mano izquierda.

Aunque se trate de un pequeño núcleo, es quizás la población de todo el valle que mejor ha sabido conservar su arquitectura popular. El edificio más destacado de Aratorés es la Iglesia de San Juan Bautista, y junto a ella se conservan buenos ejemplos de arquitectura pirenaica con fachadas de piedra, donde destacan amplios vanos de sillería, bonitas balconadas de madera e inclinados tejados, coronados algunos de ellos con las tradicionales chimeneas troncocónicas.

Historia de Aratorés

La primera mención de Aratorés aparece en el siglo XI, cuando el lugar pertenecía al monasterio de San Adrián de Sasabe. Más tarde, en el siglo XII, el rey Pedro II de Aragón donó su iglesia, junto con la población, al cabildo de la Catedral de Jaca, a quien perteneció hasta la desamortización de Mendizábal, incorporándose a Castiello ya en el siglo XIX. Tradicionalmente la economía local ha girado en torno a la agricultura y la ganadería.

Iglesia de San Juan Bautista de Aratorés

La iglesia de Aratorés está construida sobre un anterior templo de origen románico del siglo XII, del que tan sólo se conserva la cabecera. El resto del edificio se debe a una gran reforma y ampliación llevada a cabo en el siglo XVII. Está edificada con mampostería y presenta una sola nave cubierta a dos vertientes  rematada con ábside semicircular, cubierto éste con bóveda de cuarto de esfera. El altar mayor está decorado con un retablo barroco, y adosada a la cabecera se encuentra la sacristía. A los pies, encontramos la torre.

Aratorés celebras sus fiestas el día 29 de agosto.

Fotos de Aratorés

Ofertas en el valle del Aragón

Booking.com

Mapa de Aratorés