Estación de Canfranc

Alojamientos en Canfranc

Booking.com

Estación de Canfranc

La estación de Canfranc es uno de los monumentos abandonados más espectaculares de España

Canfranc estación

Enclaustrada entre las altas montañas Pirenaicas, muy cerca del fronterizo paso de Somport, su majestuoso perfil aparece ante la mirada del forastero, que irremediablemente se siente atraído por su marchita elegancia. Su imponente cubierta de pizarra negra deja paso a una descomunal planta de 241 metros de longitud, con 300 ventanas y sus correspondientes 156 puertas dobles. Paseando por el interior, los rayos del sol se cuelan por las impresionantes cristaleras rotas, inventando un maravilloso juego cromático que ilumina la piedra, el hierro y el cristal. Por historia y por belleza, la estación de Canfranc es sin duda uno de los edificios abandonados más espectaculares de España.

En 1923 se iniciaron los trabajos de la futura estación, pero antes hubo que allanar el valle. Durante seis años se realizaron enormes trasvases de tierras, se cambió el curso del río, se crearon numerosas barreras para frenar los aludes y se plantaron más de cinco millones de pinos y otras especies. El resultado fue una gran explanada de casi 18 hectáreas, que hoy conocemos como Canfranc-Estación.

Unos años antes, como paso previo a la construcción de la línea ferroviaria internacional, se habían reforzado las defensas pirenaicas con la construcción del Fuerte Coll de Ladrones, el Fuerte Rapitán o la Torre de los Fusileros.

La estación de Canfranc es una réplica de la estación de leipzig

El desproporcionado tamaño de la estación, tan sólo superado en Europa por la de Leipzig, se debe en buena medida al afán de opulencia y modernidad con la que el gobierno español quería mostrarse a Europa. Finalmente, la Estación Internacional de Canfranc fue inaugurada en julio de 1928 por el rey Alfonso XIII.

Desde el punto de vista arquitectónico consta de un edificio principal de corte clásico, construido con cristal, hormigón y hierro. El edificio de pasajeros destaca por su desarrollo longitudinal, dividido en tres volúmenes. El cuerpo central, luminoso, equilibrado y elegante, distribuye los espacios a partir de un vestíbulo cubierto por una gran cúpula de fundición. En los cuerpos laterales se encontraban el puesto de aduanas, el bar, la comisaría de policía, la oficina de correos y telégrafos, así como un hotel internacional. El exterior sigue los modelos de la arquitectura palacial francesa del siglo XIX, con un tejado curvo de pizarra a cuatro vertientes. Presenta unos paramentos clásicos con una variada combinación de materiales. La planta baja se encuentra abierta a los andenes, cubiertos éstos por una marquesina sobre columnas y pilares metálicos. Sobre ésta se levanta la segunda planta, mediante arcos de medio punto en los cuerpos adelantados, y por vanos adintelados en los retranqueados.

La estación de Canfranc, punto clave del nazismo

Durante los años treinta la estación funciona a pleno rendimiento, convirtiéndose en un punto neurálgico para el tráfico de pasajeros y mercancías entre Europa y la península. Para evitar una huida masiva de refugiados, las tropas franquistas toman la estación en 1936. Es la época más oscura de la estación. Por sus andenes campan a sus anchas agentes de la Gestapo y de las SS. Al menos 86 toneladas de oro nazi llegaron procedentes de Suiza, a cambio del wolframio y del hierro que los regímenes ibéricos le vendían a Hitler. Fue también la puerta trasera para muchos judíos que huían del holocausto, pero al final de la II guerra mundial fueron también muchos los nazis que consiguieron burlar a la justicia, cruzando la frontera española por el túnel de Somport.

Tras el final de la guerra, la estación recobra una relativa normalidad hasta 1970, cuando a consecuencia de la falta de mantenimiento un tren francés de mercancías provoca el hundimiento del puente de l’Estanguet, en el Valle de Aspe, circunstancia que fue aprovechada por el gobierno para suspender el tráfico internacional.

Desde ese momento, la estación de Canfranc comenzó la búsqueda definitiva de un hueco en la historia.

Fotos de la estación de Canfranc

Ofertas alojamiento en Canfranc

Booking.com

Mapa de la estación de Canfranc