Catedral de Jaca o catedral de San Pedro

Alojamientos en Jaca

Booking.com

Catedral de Jaca o catedral de San Pedro

La catedral de San Pedro está considerada como uno de los monumentos más importantes del románico español, no sólo por su antigüedad, aunque es uno de los primeros edificios románicos plenos que se hicieron en España.

que ver visitar jaca

La verdadera riqueza de la catedral de Jaca, yace en la personalidad que le confieren los elementos propios y ajenos, adquiridos y exportados a través de los peregrinos por todo el Camino de Santiago. De esta misma época es la catedral de Santiago de Compostela y la colegiata de Santillana del Mar, en Cantabria y con matices similares a la de Jaca.

Historia de la catedral de Jaca

En el año 1045, el rey Ramiro I de Aragón se anexiona los territorios de Sobrarbe y Ribagorza fundando el reino de Aragón. Su hijo Sancho Ramírez concedió fueros a un pequeño poblado agrícola y ganadero, que en pocos años se convertiría en la capital del reino, Jaca.

Tras un viaje a Roma el rey obtiene vasallaje papal, siendo designada Jaca  sede episcopal. Durante estos años se le conceden a Jaca otros privilegios como un mercado semanal o la posibilidad de organizar ferias. Toda esta actividad económica, unida a su estratégica situación junto al Camino de Santiago, provoca que mucha gente se instale en la floreciente ciudad. Cabe destacar que hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XV hubo en Jaca dos sinagogas.

Después de que Jaca fuera conquistada a los árabes, la vida religiosa se había organizado en torno a un monasterio llamado “El Viejo”, pero con el nuevo rango de ciudad y sede episcopal, nacía también la necesidad de un nuevo edificio como residencia para el obispo.

Los peregrinos que cruzaban los Pirineos por el paso de Somport, llegaban a Jaca desde todos los rincones de Europa, y junto a ellos, lo hacía también la última vanguardia arquitectónica y artística europea, el románico. Muy cerca de aquí, en el Monasterio de San Juan de la Peña se había establecido la poderosa orden de Cluny, imponiendo la reforma gregoriana y sustituyendo el antiguo rito mozárabe por el nuevo rito romano.

La construcción del templo románico tiene dos fases bien diferenciadas entre sí, que corresponden a los momentos de mejor sintonía entre los diferentes reyes y obispos. Entre los años 1076 y el 1082, durante un periodo en el que coincidió que el rey y el obispo eran hermanos se inició la construcción de la catedral según los esquemas constructivos lombardos, recibiendo influencias de otras iglesias próximas como la de Santa María de Iguacel.

Con una tipología claramente definida, una planta rectangular y tres ábsides alineados con las tres naves se inició la construcción de la cabecera. En esta primera fase se levantan los muros principales, pero poco antes de finalizar los ábsides, cuando prácticamente se había consolidado la planta basilical, la obra se detiene por motivos políticos.

Cuando se reanudan los trabajos en el año 1104, se introducen nuevos elementos desconocidos hasta la fecha, importados por los artistas y artesanos que recorrían el camino, a la vez que se exportaba también este nuevo estilo a otras construcciones de la Jacetania, dando lugar a una de las manifestaciones artísticas más importantes de Aragón, el Círculo Jaqués. La bula papal en el año 1139 nos confirma que las obras más importantes de la catedral están finalizadas en esta fecha. El edificio protegía sus naves con una cubierta de madera a dos aguas en la parte central y a una en las laterales. Los años siguientes vienen marcados por una profunda crisis económica y el paulatino abandono de los obispos, que definitivamente establecen su residencia en Huesca.

que visitar en Jaca

Hacia la segunda mitad del siglo XV, la catedral ha sufrido varios incendios y hace muchos años que no se acomete ningún tipo de mantenimiento, el edificio presenta un aspecto lamentable y lleno de goteras. Es en esta época que algunos canónigos, con la colaboración de las clases altas de la ciudad se empeñan en adecentar el viejo edificio. Se reanudan las obras arreglando los tejados y añadiendo nuevas capillas de estilo gótico. Llegamos al siglo XVI con una ciudad enriquecida gracias al comercio transpirenaico, siempre ligado al Camino de Santiago. Impulsado por el mecenazgo de una burguesía local adinerada y ansiosa de prestigio, entramos en un periodo de gran actividad constructiva. Los nuevos aires que llegan a través de la frontera, traen consigo el moderno estilo que está triunfando en Europa, el renacimiento.

Se sustituyen las viejas cubiertas de madera por nuevas bóvedas de piedra, permitiendo la apertura de ventanales, a la vez que se abren nuevas capillas en los laterales. Se añade la sacristía y a finales del XVII se empieza a reformar el antiguo claustro románico. Ya en el siglo XVIII se reforman y construyen nuevos altares, se acomete la reforma del ábside desmontando el antiguo retablo, siendo el nuevo decorado con grandes frescos en honor al apóstol San Pedro. Ya en pleno siglo XX se traslada el coro a su ubicación actual y en 1931 la catedral de Jaca es declarada Monumento Nacional. En 1970 se inaugura el Museo Diocesano siendo reformado a partir del año 2003 y reinaugurado en 2010 convirtiéndose en un moderno espacio con más de dos mil metros cuadrados, dedicado en su mayor parte al arte sacro medieval.

Qué visitar en Jaca

que ver en Jaca

+ Info aquí

Ofertas en Jaca

Booking.com

Mapa de la catedral de Jaca