Ermita de San Adrián de Sásabe

Ermita de San Adrián de Sásabe

La ermita de San Adrián de Sásabe, es sin duda una de las excursiones más populares para realizar por los alrededores de Jaca. Situada a poco más de 15 kilómetros de Jaca, tanto el entorno que la rodea como las historias que envuelven a este pequeño templo a buen seguro no dejarán indiferente a nadie.

Hola Gramola

Falta vídeo 1


Se trata de un lugar muy especial, un lugar ligado muy íntimamente al condado de Aragón, antes incluso del nacimiento del reino de Aragón. La ermita de San Adrián de Sásabe es lo que ha llegado hasta nuestros días del antiguo monasterio fundado a finales del siglo IX, probablemente sobre otro más antiguo de origen visigodo. En el siglo X fue el monasterio más importante del condado de Aragón, así como sede y refugio de los obispos aragoneses antes de que Jaca fuera designada capital del nuevo reino y sede episcopal.

 

El lugar fue refugio del Santo Grial, el cual había permanecido durante siglos en la ciudad de Huesca. Huyendo de la invasión musulmana, los obispos oscenses llevaron consigo la reliquia permaneciendo en Sásabe hasta que fue entregada al monasterio de San Juan de la Peña.

Las leyendas populares, por su parte nos hablan de un triángulo esotérico formado por el monasterio de San Juan de la Peña, la iglesia de Santa María de Iguacel y la propia ermita de San Adrián de Sasabe. Esto es algo que se alimenta en gran parte debido al lugar elegido para la construcción del templo, justo en la confluencia de dos barrancos.

 

Debido a las dificultades que presentaba el emplazamiento para la edificación del templo, los constructores decidieron sustituir la tradicional cimentación de piedra por puntales de madera de sabina la cual no se pudre al contacto con el agua. Esto mismo ha sido un problema para la propia conservación del templo, en el caso que se desecara el subsuelo el templo se derrumbaría inmediatamente.

La ermita fue construida a finales del siglo XI, su estilo es románico, y en el templo encontramos elementos lombardos con componentes jaqueses que la emparentan con la cercana iglesias de Santa María de Iguacel.

 

 

Construida en sillería, San Adrián de Sásabe fue declarada monumento nacional en 1965. Consta de una nave rectangular cubierta con vertiente de madera y rematada con un ábside semicircular cubierto con bóveda de horno.

Las leyendas populares, por su parte nos hablan de un triángulo esotérico formado por el monasterio de San Juan de la Peña, la iglesia de Santa María de Iguacel y la propia ermita de San Adrián de Sasabe. Esto es algo que se alimenta en gran parte debido al lugar elegido para la construcción del templo, justo en la confluencia de dos barrancos.

Debido a las dificultades que presentaba el emplazamiento para la edificación del templo, los constructores decidieron sustituir la tradicional cimentación de piedra por puntales de madera de sabina la cual no se pudre al contacto con el agua. Esto mismo ha sido un problema para la propia conservación del templo, en el caso que se desecara el subsuelo el templo se derrumbaría inmediatamente.

 

La ermita fue construida a finales del siglo XI, su estilo es románico, y en el templo encontramos elementos lombardos con componentes jaqueses que la emparentan con la cercana iglesias de Santa María de Iguacel.

Construida en sillería, San Adrián de Sásabe fue declarada monumento nacional en 1965. Consta de una nave rectangular cubierta con vertiente de madera y rematada con un ábside semicircular cubierto con bóveda de horno.

¿Cómo llegar a San Adrián de Sásabe?

¿Te gusta nuestro contenido?

Suscríbete para recibirlo antes que nadie, es completamente gratuíto

Deja un comentario