Qué llevar en la mochila en los Pirineos

A elección de qué llevar en la mochila en los Pirineos es un punto que no podemos dejar al azar. Es, junto con el calzado, el punto más importante a tener en cuenta a la hora de planificar nuestra ruta. Independientemente de la sencillez de esta siempre debemos ir preparados para cualquier inconveniente que pueda surgir. Es por ello que queremos ofrecerte diferentes consejos sobre qué llevar en el macuto en los Pirineos fruto de nuestra experiencia y que con toda seguridad te ayudarán a planificar tu ruta con todas las garantías necesarias.

¿Cómo preparar la mochila para tu ruta en los Pirineos?

En primer lugar debemos tener en cuenta varios aspectos previos antes de hablar del equipamiento en la mochila en los Pirineos. En efecto, existen una serie de consejos previos que debemos tener en cuenta. El primero de ellos tiene que ver con la cantidad de días que vayamos a pasar en la montaña. En segundo lugar, debemos organizar los materiales poniendo los más ligeros y que menos vayamos a emplear en la zona baja de la mochila. En el centro irá lo más pesado y los objetos más pequeños en los diferentes bolsillos. También sugerimos compartimentar los diferentes objetos en bolsas de plásticos para mejorar su organización y acceso.

¿Qué meter en la mochila en los Pirineos?

Ropa de montaña

Probablemente hayas oído hablar de la teoría de las tres capas para cualquier travesía por las montañas. Esta forma de vestirse es mucho más eficiente ya que nos asegura estar secos por un correcto tratamiento de la transpiración evitándonos sudar y manteniendo una correcta temperatura.

  • Para la primera capa: en esta primera capa debemos incluir ropa como guantes térmicos, camisetas interiores y mallas.
  • Segunda capa: la segunda capa será más gruesa y no tan ajustada como la primera. Incluye forros polares, pantalones de trekking, guantes polares, manoplas y mitones, gorro y calcetines de tela sintética.
  • Tercera capa: la función de esta capa es fundamentalmente protegernos de la humedad exterior y evitar que nos enfriemos por convección térmica. Para ello, debemos llevar cortavientos, chaquetas con membrana impermeable, guantes y pantalones con membrana impermeable.

Calzado de montaña

El calzado es fundamental a la hora de elegir qué llevar en la mochila en los Pirineos aunque naturalmente vayamos a ir equipados con él. No es mala alternativa siempre que sea posible y la ruta lo requiera llevar calzado de repuesto o para otros tipos de rutas.

  • Alta montaña y travesía: en el caso de las rutas de alta montaña en el Pirineo lo más importante es que nuestro calzado sea resistente y de buena dureza. La suela debe proteger todas las partes de nuestro pie y también la suela por transitar por superficies de gran dureza que de lo contrario podrían dañar nuestro pie. De esta forma, el calzado debe ser resistente, impermeable, transpirable y sobre todo con una suela con buen agarre que implemente nuestra seguridad y la tranquilidad a la hora de caminar. Factores muy importantes para evitar lesiones.
  • Rutas de senderismo: en el caso de las rutas de senderismo, en las que vamos a avanzar por caminos bien demarcados y normalmente en buenas condiciones debemos buscar un calzado que nos ofrezca un buen agarre y al mismo tiempo gran movilidad para nuestro pie. Por ello suele ser calzado con ausencia de caña que nos hará más fácil la travesía. Eso sí, entre sus cualidades debe estar por lo mismo la ligereza, una suela resistente que contribuya a un buen equilibrio y en general un acabado más ligero para hacerlo más cómodo. Naturalmente siempre debemos buscar materiales transpirables para evitar el sobrecalentamiento del pie.
  • Calzado mixto: este tipo de calzado ofrece ventajas de los dos anteriores tipos. Son botas de caña alta que están confeccionadas en materiales flexibles como las de senderismo y que al mismo tiempo ofrecen buena resistencia en puntos estratégicos como el puente, la puntera y el talón. Son altamente transpirables y al mismo tiempo dan una gran comodidad par quien las lleva.

Accesorios

A la hora de pensar qué meter en la mochila en los Pirineos hay una serie de accesorios que no pueden faltar y que son igual de fundamentales que la ropa y el calzado. Hay que estar siempre dispuesto para cualquier imprevisto que pueda surgir en la alta montaña.

  • Gafas de sol: independientemente de la temporada en la que visitemos la montaña, entre el equipamiento en la mochila en los Pirineos nunca pueden faltar las gafas de sol. No solo nos protegen de la excesiva luz de la nieve sino también de los reflejos y de los esfuerzos que tengan que hacer nuestros ojos así como del sol mismo.
  • Linterna: una linterna es imprescindible para poder afrontar las horas de oscuridad que pueden pillarnos desprevenidos sobre todo durante el invierno. Estaremos en zonas inhóspitas en algunas ocasiones por lo que este accesorio es fundamental para poder desenvolvernos con ella si fuera necesario. Lo mismo vale para algunos tramos donde las pendientes y lo accidentado del terreno pueden dificultar la visibilidad.
  • Botiquín: naturalmente debemos llevar un botiquín para poder curar cualquier posible herida o daño en el acto.
  • Mapa de la zona: un mapa de la zona impreso es la mejor forma de llevar con nosotros siempre una referencia independientemente de cuestiones como la batería de un dispositivo que siempre puede fallar.
  • Teléfono móvil: un teléfono móvil puede facilitar mucho nuestra localización y, dependiendo del lugar, una llamada que puede ayudarnos en una situación de urgencia.
  • Equipamiento para orientarse: los métodos más tradicionales como las brújulas todavía son muy necesarios a la hora de preparar el macuto en el Pirineo.
  • Equipamiento para dormir: es recomendable llevar equipamiento para dormir en el caso de que la ruta se demore por horas o incluso días. Una manta térmica y un saco de dormir son fundamentales.
  • Navaja multiusos: para poder manipular diferentes objetos y para poder elaborar alimentos es necesario este utensilio.
  • Cerillas: en el caso de que debiéramos encender un fuego (que es solo en caso de extrema necesidad) las cerrillas son la mejor solución.
  • Silbato: un silbato es de gran ayuda en el caso de que nos desubiquemos.

Comida y bebida

A la hora de saber qué meter en la mochila en los Pirineos el tema de la comida y la bebida tampoco pueden pasar por alto. Existen una serie de alimentos recomendados que son de los que te queremos hablar a continuación.

  • Frutos secos: una de las razones por las que los frutos secos son el alimento ideal para el equipamiento en la mochila en los pirineos es que aguantan mucho tiempo y son una gran fuente de energía y nutrientes. Además, son cómodos de llevar.
  • Barritas de cereales: las barritas de cereales también aportan grandes dosis de energía y pueden ser transportadas fácilmente. Por ello también son una buena alternativa.
  • Agua o bebidas isotónicas: en cuanto a bebidas, lo ideal es siempre llevar agua o en su defecto bebidas isotónicas. Nada de refrescos. Las bebidas isotónicas ayudan con sus sales minerales a que la hidratación se produzca más rápido. 
  • Conservas: las conservas son alimentos que podemos llevar de forma sencilla y no requieren ser cocinados. Además están en perfectas condiciones durante mucho tiempo.
  • Embutidos: también los embutidos son una buena alternativa siempre que no sean frescos como cocidos y sí otros como chorizo, salchichón, etc. Estos aguantan mejor y más tiempo.

¿Qué tipo de mochila es la más recomendable?

A la hora de saber qué mochila elegir para hacer una ruta en los Pirineos o en la alta montaña hay varios factores que entran en juego. En primer lugar está la talla, exactamente igual que en cualquier prenda debemos escoger una talla correcta para nosotrosy que se ajuste a nuestra espalda. Te recomendamos que dicha longitud coincida con la que hay entre la base del cuello y el final del hueso de tu cadera. El bastidor debe ser tenido en cuenta, ya que es el elemento que soporta y lleva la carga al cinturón. Debe tener buena rigidez con materiales y diseños que te permitan preferiblemente ajustarlo para poder adaptarlo a tu propia forma y uso. Deben llevar rejillas para ventilar.

Por otro lado está el cinturón lumbar, la pieza más importante de la mochila que da la mayoría del peso a las caderas y lo quita de la espalda. Te recomendamos que sean anchos y cómodos para adaptarse correctamente al cuerpo. Por último están las hombreras o asas. Estas llevan el 20% del peso de la mochila colgado de los hombros y deben estar bien equilibradas y repartir correctamente dicho peso. Para ello, te recomendamos que siempre lleven acolchado y que sean lo más anchas posibles para repartir la presión sobre los hombros. Respecto a la capacidad, diremos que dependerá de la actividad que vayas a realizar y el número de días previsto.